Archivos de etiquetas: NotPetya

2017: El año en que se demostró la necesidad de seguridad en TI

Existe una pregunta que suele ser cada vez mas frecuente: ¿Que debo hacer en caso de ser víctima de ransomware?, la respuesta es un poco más compleja de lo que quisiéramos. Los ataques de ransomware son cada vez mas frecuentes y complejos, afectando a organizaciones de cualquier tipo y tamaño a escala global. De hecho debemos plantearnos que los ciberataques están mas presentes que nunca y que afectan nuestra vida profesional y privada… a menos de que nos preparemos, lo cual es la clave para alejarnos de estos problemas.
Existen varios ejemplos en distintas industrias que han sido afectadas: Educación, salud, banca, infraestructura y más. Estas organizaciones son atractivas para los criminales ya que las vulnerabilidades que estas presentan son la puerta de entrada para que ellos encuentren lo que buscan: ganancia. Mediante el robo de información sensible (correos, números de RUT, tarjetas de crédito, contraseñas) además del secuestro de datos y equipos, y la inyección de malware que convierte nuestros equipos en recursos malignos para propagación, control y ataque. Por consiguiente la ganancia para los ciber criminales es alta junto con los daños para nuestros negocios.
La pérdida de datos médicos de un paciente hospitalario puede tener consecuencias fatales, análogamente en una institución financiera una intrusión y robo de datos puede provocar la quiebra financiera de clientes e inclusive existen casos de extorsión industrial con amenazas de sabotaje mediante malware, en los cuales es la producción de una compañía es la amenazada, junto con todo lo que esto conlleva.
Una encuesta del instituto SANS indica que el mayor tipo de ataque a instituciones financieras es el ransomware, seguido del phishing.
Esto nos lleva a la pregunta inicial: ¿Que debo hacer en caso de ser víctima de ransomware?. Primero debemos modificar esta pregunta por: ¿Que debo hacer para evitar ser víctima de ransomware?, y no solo de ransomware, sino de cualquier tipo de ciberataque. Aquí la respuesta viene con un prefacio: Somos blanco de ciberataques de forma permanente, la prevención es la mejor defensa. La prevención consiste en disminuir nuestra superficie de ataque, y eso se logra de la siguiente manera:
Gestión de vulnerabilidades: Es el proceso de identificar brechas de seguridad en nuestros sistemas y gestionar la mitigación de tales brechas. Como ejemplo: El ransomware WannaCry utiliza una brecha de seguridad del stack SMB en Windows para su propagación, existe un parche por parte de Microsoft desde 1 mes antes de que empezaran los ataques masivos; gran parte de la propagación de este ransomware se pudo haber evitado si tal actualización se hubiese aplicado oportunamente, (artículo recomendado: http://www.corporateit.cl/index.php/2017/09/08/gestion-de-vulnerabilidades-lecciones-para-prevenir-y-para-no-lamentar/)
Antivirus: Base de la protección de sistemas, el antivirus es una herramienta que debe estar presente en todos los dispositivos finales que se encuentren conectados a alguna red y/o que contengan información valiosa. Aunque su nombre ya debiese ser “antiMALWARE”, consiste en la detección oportuna de código malicioso, para su eliminación. Además de sus actualizaciones constantes y frecuentes, brinda una protección primaria siempre disponible. En Makros recomendamos Sophos Endpoint Protection, para usuarios particulares existe una opción gratuita en Sophos Home
Protección por análisis de comportamiento: Se trata de un símil a un antivirus pero que no se basa en “firmas” para la detección de amenazas, sino en el comportamiento de las aplicaciones en ejecución. Mediante este análisis se puede detener y frenar exitosamente problemas tan graves como el ransomware, pues cuando detecta un cifrado de archivos que no es solicitado por el usuario, lo detecta, detiene y reporta. Un excelente ejemplo es Sophos Intercept X
(Next Generation) Firewall: Un cortafuegos es otra medida base en un sistema de seguridad, el filtro de acceso a ciertos sitios y el bloqueo de puertos de entrada locales reduce aún mas las posibilidades de que un atacante pueda tener éxito en ciertos tipos de intrusión. Esto sumado a una reportabilidad incluida “out-of-the-box” y la posibilidad de enlazarse con la consola de antivirus (Sophos Endpoint Protection) crean una potente herramienta en pos de aumentar la seguridad perimetral e interna de nuestra organización.
Anti Phishing: Sin duda la puerta de entrada principal para el malware y otros cibercrimenes es el usuario final, los correos de suplantación de identidad y sitios falsos son el factor que presenta la mayor amenaza en contra de la seguridad organizacional. El entrenamiento de nuestros usuarios debiese ser parte central de una campaña de “prevención de riesgos informáticos”. En Makros ya contamos con una plataforma de medición y entrenamiento para la prevención de phishing, la cual se encontrará a disposición en diciembre de 2017 completamente en español. De todas formas es una gran ayuda para medir cuán seguros estamos frente a la ingeniería social.
Resumiendo: Según los eventos mas relevantes de este año en materia de seguridad, debemos tener siempre en consideración estos aspectos de defensa (y otros a detallar en próximas entregas) para la protección de nuestros activos mas valiosos, la información y las personas.
Ah, y finalmente… nunca pagar el “rescate” de un ransomware, ya que no existe la seguridad de que el pago de tal rescate nos permita recuperar los datos secuestrados. Además de que al pagar estaremos validando esta actividad criminal. Una buena política de respaldos de información y la aplicación de las medidas indicadas en este artículo disminuyen en gran medida la posibilidad de un ataque y su eventual impacto.